Imprimir esta página
Sábado, 09 Enero 2016 19:46

¿Por qué la vida parece difícil? Primera parte

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)
¿Por qué la vida parece difícil? Primera parte ¿Por qué la vida parece difícil? Primera parte

Tal vez te hayas encontrado en un momento de tu vida en donde las dificultades y problemas que se presentan parecen no tener final. Intentas poner buena cara a los problemas y después piensas que esos problemas no te van a vencer. Puedes practicar el estoicismo o la rebeldía ante los conflictos, sin embargo estos siguen viniendo. Si eres un persona con fe, le rezaste a dios para que te ayudara pero no solo no obtuviste una respuesta clara, sino que en ocasiones pareció, incluso, que recibiste una respuesta contradictoria a tu solicitud de ayuda.

 

A veces la vida parece ser muy difícil o demasiado cuesta arriba: requiere una cantidad enorme de esfuerzo que no se corresponde con los resultados que esperamos.

Si ya has intentado todo y te encuentras un poco desconectado o desconectada de la vida porque ésta no parece ser sutil contigo, existen algunos paradigmas que pueden revisarse para comprender con mayor profundidad la razón de las situaciones desagradables por las que has pasado o estás pasando.

Primer paradigma a cambiar:

"Mi vida es difícil, ¿cómo hago que la vida sea más fácil?"

Este modelo de pensamiento tiene un problema y es que nos limita a tratar de hacer que la vida cambie. Cuando pensamos de esta manera estamos asignando una personalidad buena o mala a la vida, lo cual es tan ilógico como querer asignar una personalidad al mar. El mar no es bueno ni malo: el mar es. De la misma manera la vida no es mala ni buena, solamente es. De esta forma puedes ver que si te pones a esperar que la vida cambie y se comporte mejor contigo, pues vas a esperar mucho tiempo. Es imposible sentarse junto al mar, pedirle que se porte mejor contigo a la siguiente mañana o alentarlo para que una tormenta hunda un barco la próxima semana. El mar no está conectado a un nivel de control contigo.

Pero, ¿qué pasaría si tuviéramos mejores herramientas para nuestra interacción cotidiana con la vida?

Entonces la vida seguiría siendo como es pero nosotros la percibiríamos de forma diferente. No es lo mismo estar en el mar embravecido montando una pequeña lancha, un chaleco salvavidas y una lámpara de pilas, a estar en ese mismo mar de olas gigantes dentro de un yate de 40 metros, viendo televisión con cable y tomando una bebida refrescante mientras esperamos que la tormenta pase.

¿Verdad que la vida (o el mar) puede percibirse muy diferente dependiendo de las herramientas que tengamos a la mano para interactuar con ella? Nótese que digo herramientas para interactuar, no digo herramientas para enfrentar.

Ahora la pregunta

¿Cuáles serían esas herramientas que necesito tener para dejar que la vida se manifieste como es sin temor a que esa misma vida me asfixie?

Ese es tema del siguiente artículo.

Visto 4142 veces Modificado por última vez en Sábado, 09 Enero 2016 19:53
Las trece vidas de Cecilia

Editor en jefe de las trece vidas de cecilia

Lo último de Las trece vidas de Cecilia